En 1973 se logra la realización de un viejo anhelo de la comunidad universitaria de la UAP: la cesión del Hospital Civil a nuestra Institución, por lo cual en este año de 1998 se cumple el XXV Aniversario de ese hecho histórico.

Esta demanda surge desde 1961, al iniciarse la Reforma Universitaria en nuestro centro de estudios, proyecto encaminado tanto a transformar a la Universidad de acuerdo a los signos de los tiempos como a vincularla de una manera más estrecha con su entorno social.

Los estudiantes, profesores y trabajadores de la Institución consideraron desde entonces que la UAP necesitaba de un centro hospitalario para brindar atención médica a la comunidad, y para permitirles a los miembros de la Escuela de Medicina articular la enseñanza y la investigación. En ese sentido, le solicitaron a los gobiernos estatal y federal la entrega del Hospital Civil, a efecto de concretar esas aspiraciones.

Tal demanda tropezó con diversos obstáculos, por lo que la comunidad universitaria desplegó una larga lucha para su cristalización.

Una vez que pasó a formar parte del patrimonio de la UAP, El Hospital -al que se le denominó Hospital Universitario de Puebla (HUP)- ha desarrollado una función primordial: aparte de contribuir de manera decisiva a la superación profesional de los estudiantes y profesores de la Escuela de Medicina, y de brindar servicios médicos al conjunto de la comunidad universitaria, desempeña en la actualidad una función de primer orden en lo concerniente a la atención a la salud de las clases más necesitadas del Estado de Puebla.

Podríamos aseverar, sin incurrir en exageración alguna, que el HUP es una de las instituciones de salud más apreciadas -si es que no la más apreciada- por la población económicamente desprotegida de la entidad, dado que puede recurrir a él con la persuasión de que recibirá un excelente servicio sin tener que pagar por el mismo una tarifa fuera de su alcance.

Cierto: dadas las enormes carencias y limitaciones financieras que enfrenta el HUP, éste no está en condiciones de responder de manera completa -y a veces ni siquiera de modo satisfactorio- al cúmulo de peticiones y demandas que le formulan los pacientes externos y los mismos universitarios. Es de señalar que, no obstante que en el decreto mediante el cual el gobierno del Estado cedió el hospital a la UAP -emitido el 16 de octubre de 1972- se indicaba que “…es interés del Ejecutivo del Estado que las actividades propias del Hospital-Escuela se lleven a cabo en las mejores condiciones, para lo cual le proporcionará el subsidio que ha venido destinando a la Unidad Hospitalaria (…) independientemente de las aportaciones que para ese mismo fin obtengan las autoridades universitarias”, en los hechos gran parte de los gastos del nosocomio son absorbidos principalmente por la Institución. Las aportaciones estatales y municipales son casi simbólicas. Así las cosas, es imposible que la UAP esté en posibilidades de cubrir todos sus gastos.

Pese a dicha limitación, el HUP continúa esforzándose por brindar el mejor servicio posible a la comunidad universitaria y a los pacientes de condición económica humilde.

Facebook Comments

Artículos Relacionados